lunes, 24 de enero de 2011

He llegado a un punto en el que ya no lloro por esto.. Lloro por cansancio de llorar. Es raro, lo sé, pero después de 8 meses llorando es normal. Llega un punto en el que un día sin llorar es un día distinto, es increíble. Me he acostumbrado a llorar continuamente y ahora lloro por muchas mas cosas que antes. Cada vez tengo menos razones para sonreír.
Por la noches, hundo la cabeza en la almohada y pido que esto solo sea una pesadilla, ese día en el que me acosté tarde y duermo más y por eso la pesadilla dura tanto. Pero nunca despierto, y me cuesta aceptar que la realidad sea así, que esté sufriendo de esta manera. Y cuando no aguanto más, mis lagrimas caen por mis mejillas, noche tras noche, y vuelvo a hundir la cabeza en la almohada e intento no despegarla para que no me oiga nadie. Si hace tres o cuatro años me hubiesen dicho que me pasaría esto no me lo hubiera creído. Porque no creo que me merezca esto, no digo que sea una santa, pero sufrir como he sufrido y como estoy sufriendo no es justo.
De todas maneras, sé que estoy en esa edad en la que todo te afecta mucho más, aunque eso tampoco es del todo cierto, solo que con mis 14 años no he vivido nada. No tengo las experiencias de una adolescente cualquiera, lo más habitual es que sus sufrimientos sean o de amistad o de amores y a mi me pasan los dos.
Pero aunque, esto para mi madre, es una bobada, no es algo por lo que ella sufriría ahora, porque ella sabe lo que es sufrir por cosas realmente importantes, porque aunque yo allá tenido tiempo de sufrir por un familiar muy cercano, una muerte, una amistad muy importante perdida, cosas que son mas importantes, cosas por las que valen la pena perder tiempo, por las que vale la pena llorar y sufrir, no las siento como ella.
En estos momentos, yo amo con el tipo de amor de una niña de mi edad. Cuando tenga 50 años y esté casada, con mi marido y mis hijos, feliz y contenta, pues alo mejor me acordaré de todo esto y pensaré que realmente no valía la pena.
Aunque quiero dejar de sufrir, no me borraría todo esto, no lo olvidaría, pero porque me sirve para madurar, para reflexionar y saber lo que hice bien y mal, lo que tengo que mejorar y lo que tengo que seguir así, mis acciones, mis decisiones, todo, tendré que reflexionar y darme cuenta de lo que hice mal.
Aunque lo primero que hice mal ya lo sé, y es que:
Me enamoré, día tras día de la misma persona. Cada día me volvía a enamorar mas y mas
De su mirada, de su sonrisa, de su personalidad, de su cuerpo, de su voz, de su pelo, de sus juegos.
De absolutamente todo, me enamoré de él sin querer, sin saberlo, sin motivos.
Puede ser que en un principio tan solo fue uno más, un guapo con el que quería tener algo. Pero paso el tiempo y dejo de ser uno más cuando escuchaba su voz y era lo único que podía oír, cuando sus ojos se entornaban hacia mi era lo único que podía ver entre una multitud de gente, cuando su sonrisa resplandecía era en lo primero y en lo ultimo que pensaba cada día, cuando él se convirtió en mi razón de vivir me olvide de todo, y empecé a sufrir. Pero ya se acabó ni una lágrima más, de ahora en adelante, le sonreiré al mundo.



sábado, 15 de enero de 2011

Aquí estamos ahora todo está a punto de cambiar nos enfrentamos a un mañana mientras decimos adiós al ayer.
Un capitulo acaba pero la historia tan sólo acaba de comenzar las paginas pasan para todo el mundo.
Así que aquí estoy siguiendo adelante, dejándolo ir y aferrándome a que el mañana sera mejor.
Siempre me quedarán los recuerdos mientras averiguo quién voy a ser.
Puede que estemos separados pero espero que siempre sepas que estarás conmigo a dondequiera que vaya.
Estoy tan emocionada que apenas puedo respirar.
Nos tenemos el uno al otro para apoyarnos durante el camino que tenemos por delante. Este final feliz es el comienzo de todos nuestros sueños y sé que tu corazón esta conmigo
Es hora de enseñarle al mundo que tenemos algo que decir una canción para cantar en voz alta que nunca nos desvaneceremos
Sé que te extrañaré pero algún día nos volveremos a encontrar, nunca nos desvaneceremos.
Tomo un respiro y lo tomo hondo, él me dice “¡Cálmate! Si juegas, juega para sobrevivir”.
Cojo el arma y cuento hasta tres, estoy sudando mientras camino despacio, no hay tiempo para pensar, es la hora.
Puedes ver los latidos de mi corazón, puedes verlos a través de mi pecho y estoy aterrada, pero no me voy a rendir sé que debo pasar esta prueba, así que tengo que apretar el gatillo.
Di una  oración para ti misma, él dice que cierre los ojos, que algunas veces funciona y luego tengo una idea aterradora, de que él está aquí y eso significa que nunca ha perdido.
Veo como mi vida parpadea ante mis ojos y me pregunto ¿Volveré a ver otro amanecer?.
Ya que muchos no tendrán la oportunidad de decir adiós, pero es demasiado tarde, demasiado tarde para saber el valor que tiene mi vida.

lunes, 10 de enero de 2011

Llego el momento, el momento de ser feliz y de hacer lo que nos apetezca, porque la adolescencia solo se vive una vez y es hora de vivirla como nos apetezca, y si quiero saltar, saltare, si quiero gritar, gritare, pero todo lo que haga lo haré con una sonrisa en la cara, y no una sonrisa pintada, una sonrisa vivida, una sonrisa que demuestre que somos felices y que no nos importa nada mas que ser felices, porque tu me has demostrado que no vale la pena llorar por quienes no se lo merecen, hay que llorar porque las cosas que importan y no por el que mientras tu lloras ríe.
Dame la mano, iremos juntos en este camino de felicidad, porque se acabaron las tristezas, se acabo esa mirada al pasado que te hace derramar esas lagrimas que no son merecidas, ya esta, se acabo el sufrir, de ahora en adelante sonreiremos, iremos juntos de la mano y superaremos todos los obstáculos con una sonrisa, porque no habrá ni una lagrima mas en nuestra vida.
Dame la mano, vamos a ser felices, desaparezcamos juntos y que todo el que nos ha hecho derramas esas lagrimas, sufra por nosotros.
Por qué quiero volver a coger tu mano y no sentir ese miedo de volverla a perder, iremos juntos y nos olvidaremos de las penas, no sufriremos mas, aquí yacerán nuestras lágrimas y aquí nace nuestra sonrisa.
No le digamos nada a nadie de nuestra sonrisa, sonriamos y que nos miren y se pregunten porque sonreímos.